Cap.1 Telegrama, Escena 1.1, y 1.2.   Posted by Archibrujo.Group: 0
Archibrujo
 GM, 25 posts
Wed 24 Jun 2020
at 08:39
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
In reply to Erwin Lindemann (Dudeness) (msg # 12):

Los personajes entraron a la oficina dirigiendo su atención hacia distintos elementos de esta e investigando a la vez que hablaban entre ellos. Holmberg, Cooper y Lindemann entraron primero.

Holmberg se acercó al curioso experimento y tras exclamar algo sobre las baterías y advertirles a sus compañeros que no se acercaran mucho, lo examinó en silencio por unos minutos. No parecía tener mucho sentido desde el punto de vista científico. ¿Para qué electrificar el agua? ¿Por qué cuatro costosas baterías de alta potencia? ¿Estaba Ettore Petri divagando las ultimas semanas?

Un examen más de cerca y minucioso hizo que Holmberg notara algunas cosas: Primero, el cajón bajo el velador que sostenía el cuenco no estaba completamente cerrado, y al abrirlo, su interior reveló unos guantes de caucho, los típicos para manipular equipos eléctricos y un saquito de tela que al abrirlo contenía un polvo que por color y olor parecía ser sal gruesa. ¿Estaba Ettore intentando aumentar la conductividad del agua con minerales?

Al acercarse y observarla más de cerca el agua no se veía completamente limpia y cristalina, sino que tenía pequeñas particular en ella, quizás fragmentos de sal u otro mineral.

Al examinar las baterías Holmberg notó también que las terminales de las mismas, y los cables de cobre amarrados a ellas estaban ligeramente chamuscados, como si hubiese habido un cortocircuito o sobrecarga.

***

Cooper recorrió el cuarto con sus ojos y mientras comunicaba a sus compañeros lo que había escuchado respecto al viaje en barco de Ettore notó algo que nunca había visto antes en la oficina, una estatuilla que se acercó a examinar.

Era pequeña, de no más de 12 cm de altura, parecía estar tallada en una roca de color gris oscuro casi negro. Su origen claramente no era grecorromano, se parecía más bien a las descripciones de objetos egipcios, o más probablemente mesopotámicos, que Cooper había visto en algunos libros e ilustraciones. Si bien su aspecto era ligeramente primitivo y rígido, sin el naturalismo propio de las estatuas griegas, no era en ningún caso una obra tosca, sino de gran habilidad, particularmente detallistas para estar tallada en roca. Representaba un hombre sentado en una silla o trono, con una especie de corona o tocado, con una túnica y los pies descalzos. En la túnica, sobre sus piernas, había inscripciones en una lengua que Cooper no logró identificar, pero que se parecía a lo que alguna vez había visto descrito en libros como escritura cuneiforme de Mesopotamia. La estatuilla no parecía ser una reproducción, sino un objeto de gran antigüedad, lo que llevó a Cooper a pensar como Ettore podría haber conseguido semejante pieza de museo.






***

Lindemann se posiciona a la izquierda de Holmberg, y mientras el ingeniero examina el experimento, él dibuja un bosquejo rápido del cuenco. Se trata de una fuente de cerámica pintada, de aspecto gastado y antiguo, los diseños son principalmente vegetales y florales, pero al acercarse Erwin puede apreciar que en su interior puede verse también un especie de ave.

Más allá de un cierto aspecto “oriental” (árabe? turca? persa? o incluso de la India o el sudeste asiático?) Lindemann no logra identificar bien el estilo. Tampoco su antigüedad, parece ser antigua, pero podría tener tanto dos siglos como dos milenios.




Lindemann se mueve luego hacia la caja que hay junto al escritorio y el libero, una caja de madera de 1 x 1 mt como la que se suelen usar para el transporte de mercancía. En su interior Linderman observa heno y papel de diario, materiales usuales para proteger mercancía delicada (quizás antigüedades o piezas de arte?) pero nada más. No hay signos de su contenido original, ni tampoco de la tapa o de lo que sea que hayan usado para abrirla (normalmente la tapa va clavada y se requiere algún tipo de herramienta).

***

Continúan: Rachid Bijit (Subotai), Diego Santomar (Bongza), Walter Cole (Varzet).

***

This message was last edited by the GM at 08:42, Wed 24 June 2020.

Rachid Bijit (Subotai)
 player, 4 posts
Wed 24 Jun 2020
at 14:38
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Lo primero que llama la atención de Rachid sobre la habitación es la ventana, con una bella panoramica de la bahía y Valparaíso. Su altura debió exigir bastante al pobre Ettore - pensó.

Entendiendo que sus conocimientos no pueden equipararse a los del resto del grupo, Rachid busca respuestas mas pragmaticas a la situación.

"Me gustaría echar un vistazo afuera mis amigos, el patio por donde salió Ettore pudo dejar rastros de una posible compañía que lo ayudó" u obligó "a salir de la casa, tomando en cuenta la considerable altura de la ventana. Pero antes..."

Se acerca a Lindemann.
"Si me permite amigo Lindemann, quizás esta caja nos entregue información de su prodecencia"
Rachid se examina la caja buscando señales de su remitente, también busca señales en el papel de diario que envuelve el contenido [roll=1593008339.28742.345589]

Luego se dirige a Cooper.
"Amigo Cooper, sugiero también le pregunte al capitán del barco si esta caja fue traída durante el último viaje, yo haré averiguaciones similares en el puerto de Valparaíso una vez nos vayamos y caiga la tarde"

This message was lightly edited by the player at 14:38, Wed 24 June 2020.

Diego Santomar (Bongza)
 player, 4 posts
Wed 24 Jun 2020
at 16:55
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
A medida que subían las escaleras en dirección a la oficina de Don Ettore, Diego iba haciendo conjeturas sobre su desaparición. Le parecía que la seguridad de la casa era bastante buena, pero muy tomada a la ligera. Al llegar a la oficina, se preguntó si alguien de los presentes ya había estado antes aquí, se dijo a si mismo que muy probablemente los miembros más antiguos del Club. Entonces, Diego miró a los presentes, los cuales se encontraban sumidos en sus pensamientos analíticos, carraspeó notoriamente para tener su atención y dijo:

"Es mi primera vez en esta oficina, me es imposible saber si algo aquí se encuentra fuera de lugar, muy aparte de lo que es evidente como las baterías, el cuenco y la estatuilla. Entonces, les pregunto, ¿Alguno de ustedes había venido a este salón? ¿Existe algo que les llame la atención fuera de los elementos ya mencionados?. Por favor, medítenlo un minuto."

Diego examinó la ventana, cuidando de no molestar a Don Holmberg en su investigación. Analizó la distancia desde la ventana al piso, ¿era posible que alguien bajara por ahí sin salir herido?.

[roll=1593018926.55055.345601]

Recordó que mientras subían hacia la oficina la criada abrió la puerta en el vestíbulo, pero la llave estaba previamente en la cerradura, esto podría significar dos cosas: Don Ettore la dejó ahí luego de abrir la oficina el día de su desaparición; o que la llave siempre se encontraba en ese lugar. Diego dirige su vista a la sirvienta que giró la llave y dice con voz amistosa:

"Señorita, ¿sería usted tan amable de responderme una pregunta? Me llamó la atención al subir hacia aquí el hecho de que la llave del lugar se encontraba previamente en la cerradura, ¿Es esto normal? ¿Acaso era costumbre de Don Ettore dejarla ahí?"

This message was last edited by the player at 17:16, Wed 24 June 2020.

Walter Cole (Varzet)
 player, 3 posts
Wed 24 Jun 2020
at 17:36
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Al ser el ultimo en subir, Walter Cole, con su notoria apariencia genera una respiro en la criada, quien se distrajo sin darse cuenta al admirar su presencia, a lo que Walter le hace un pequeño gesto cordial, sin prestar mayor atención dado que está acostumbrado a generar ese tipo de reacción en las mujeres. Al momento de ingresar a la habitación, haciendo una pequeña percignación, frente a una pieza que nota una sensación ambiente especial, pueden ser las baterías o pueden ser algo que está oculto entre los diferentes escritos que existen en el cuarto.

Queda pasmado al ver la altura de la ventana,
¿Cómo es posible que haya salido por la ventana?
¿Tenía el físico necesario para realizar tal acción? por lo tanto decide avanzar intentando no hacerse notar por sus compañeros y sacar parte de su cuerpo para afuera, intentando no tocar nada de la mesa, para ver si puede encontrar alguna pista de que trayecto podría haber realizado para salir. [roll=1593035497.76232.345602]
¿Cuanto daño se podría haber hecho si hubiera caído?.

Después de tener una imagen mental clara de que camino, decide revisar el escritorio, si existen papeles en el suelo detrás del escritorio, en los cajones, hasta debajo de la mesa [roll=1593035542.80619.345602] .

 Con años trabajando en la casa de Orates, sabe que a veces quienes aparentan estar totalmente cuerdos, esconden sus locuras en lugares poco comunes. Por lo tanto se excusa por sus movimientos poco usuales.

No se preocupen por mi caballeros, prefiero no dejar nada sin revisar en estos casos, una pequeña pista puede sernos de gran ayuda para entender lo que está ocurriendo.

Y por ultimo, decide revisar en profundidad la librería, [roll=1593035561.70682.345602]
entendiendo que hay escritos que llevan mensajes tan importantes como para el la religión, hay otros que pueden llevar al hombre a profundas depresiones, a las cuales buscan cualquier camino para escapar.
¿Habrá algún texto especialmente raro? ¿Habrá alguna nota, alguna página señalada que pueda dar alguna pista?
Busca dándose el tiempo correspondiente, como cuando estudia en las diferentes bibliotecas buscando textos para profundizar su fe.

This message was last edited by the player at 21:53, Wed 24 June 2020.

Archibrujo
 GM, 26 posts
Thu 25 Jun 2020
at 10:44
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
***

El resto de los personajes va a entrando a la habitación y desplazándose por ella. Mientras Johann analiza el experimento, Erwin dibuja el cuenco y Thomas observa una estatuilla en el libero posterior, Rachid, Diego y Walter se acercan al escritorio y la ventana central.

Rachid, Diego y Walter miran por la ventana y hacia abajo, alternando turnos para asomarse por ella. Estando la oficina en un tercer piso (casa antigua de techos altos) es casi imposible saltar directamente, deben ser aproximadamente 10-12 metros de altura, el resultado de caer sería por lo menos muchos huesos rotos sino la muerte.

Rachid y Walter notan que quizás un individuo particularmente atlético podría intentar trepar hacia abajo, utilizando las irregularidades de la fachada, y los pequeños techos de las ventanas. Pero se ve como una tarea bastante difícil, arriesgada para alguien joven, y probablemente casi imposible para un hombre que bordea los 60 años como Ettore.

Rachid piensa que si es que lo hizo -y es muy improbable- debe o haber contado con ayuda -una cuerda y alguien abajo- o haber estado completamente desesperado por salir, en cuyo caso es bastante probable que al menos su haya roto algo en la bajada.

***
Los personajes piensan en la pregunta de Diego: Thomas Cooper había estado en la oficina varias veces, Johann Holmberg y Walter Cole solo un par de veces. Sin embargo, con Ettore en el norte ninguno había venido hace muchos meses. Además del experimento con las baterías, y la estatuilla que llamó la atención a Cooper no veían nada particularmente nuevo.

Excepto Walter, quien recordó que las veces que había venido previamente el escritorio solía tener además de un par de libros un par de cuadernos y papeles con notas, quizás algún diario, rara vez estaba tan ordenado como ahora en que solo había tres libros sobre él. Con la ventana así de abierta no era nada raro que cualquier diario o papel suelto se volara, pero la ausencia de cuadernos o notas era curiosa.

Por lo mismo decidió inspeccionar el escritorio a fondo:

Había tres libros sobre él:
Rawlinson, H. C., A Commentary on the Cuneiform Inscriptions of Babylon and Assyria (1850).
Champollion, J.F. Précis du système hiéroglyphique des anciens Égyptiens ou Recherches sur les élémens premiers de cette écriture sacrée (1828).
Förstemann, E.  Zur Entzifferung der Mayahandschriften (1898).

Walter además de poder leer bien el primero, pudo entender que el título del segundo se refería a Egipto y sus jeroglifos, era además un libro de encuadernación antigua y muy bella. No pudo entender el título ni nada del tercero al estar en alemán, quizás debía pedirle ayuda a Johann.

Walter no encontró nada detrás ni debajo del escritorio. Sin embargo, este si contaba con cuatro cajones abajo, todos tenían pequeñas cerraduras, pero en tres de ellos la llavecilla estaba puesta, y solamente en uno no.

Uno de los cajones sin cerradura contenía sobres y cartas recibidas. Walter dudó un momento de si las circunstancias ameritaban o no la invasión de la privacidad de un amigo, decidió revisar simplemente el exterior y apartar las más interesantes para decidirlo después. La carta más reciente eran un par de cartas enviadas por miembros del grupo, Cooper y Holmberg, y un telegrama enviado por Carlos Salvatore, con fecha 15 de Junio (hace 10 días) y lugar de emisión Antofagasta, y una enviada el 17 de Junio por Edward Atwood, desde Miskatonic, USA, además de algunas cartas de familiares de Ettore. Todas las cartas eran del último mes, Ettore o no guardaba las más antigua lo hacía en otro lugar.

En el cajón adyacente había un par de lapiceras, tinta, sobres y cartas en blanco, así como un pequeño cuaderno también en blanco. En el de más a la derecha había una caja de lata de tabaco, y dos cajas de madera barnizadas, una pequeña, de 10x6 cm y una un poco más grande, de 15x15 cm, la primera sin diseño, la segunda con un escudo heráldico (una cruz, una torre y unas llaves) grabado en la tapa. Walter las puso sobre el escritorio y las abrió. La pequeña contenía una pipa y los implementos para su limpieza. La más grande tenía un interior era de terciopelo rojo, y estaba dividido en dos compartimientos, uno mayor que estaba vacío, y uno menor, en donde había seis balas de pequeño calibre y los implementos para limpiar una pistola.

El cajón de más a la derecha, que tenía cerradura, pero no llave, le resultó imposible de abrir.

***

Rachid y Erwin examinan la caja de madera, en uno de los lados tiene lo que parece ser un código CSC-CS11-D891, Y abajo dice “VALPARAISO”, en tinta negra. Rachid examina los diarios medios rotos que hay adentro junto al heno, y nota que hay algunos ejemplares del diario El Industrial y El Mercurio de Antofagasta, de finales del año pasado (diciembre de 1911).

Ante la pregunta de Rachid, Thomas Copper aparta momentáneamente sus ojos de la fascinante estatuilla y los dirige hacia la caja, al acercarse nota el código que Rachid y Erwin encontraron y lo reconoce rápidamente: Cooper Shipping company, Commercial Ship N°11 (CSC-S11), la última parte debía ser la indicación de propiedad y destino de la caja.

***

La sirvienta responde a Diego diciendo-: “Por lo que recuerdo, normalmente Don Ettore dejaba la llave puesta en la puerta de su oficina cuando el se encontraba en la casa y la retiraba cuando salía. No le gustaba que nadie entrase, ni a desempolvar, cuando el no estaba aquí presente, por lo mismo durante todo el tiempo que estuvo en el norte no entró nadie, cuando volvió le pedí limpiar, y solo a insistencia de la señora Doña María Jesús me dejó entrar y echar una manito rápida, pero después de eso se encerró a trabajar aquí y nos prohibió nuevamente la entrada, así que antes del lunes yo no había entrado como en dos semanas, pero la llave estuvo puesta desde que regresó, pues Don Ettore no abandonó casi la casa en esas ultimas semanas."
***


Los personajes continúan inspeccionando la oficina e intercambiando información o apreciaciones.

Orden de iniciativa: Erwin Lindemann (Dudeness), Rachid Bijit (Subotai), Walter Cole (Varzet), Narrador (Archibrujo), Diego Santomar (Bongza), Thomas J. Cooper (Dr. Mortis), Johann Holmberg Gromsch (Morammin).

***

P.D: Varzet, tu personaje no alcanzaba, en el tiempo del turno, a realizar todas las acciones solicitadas, inspeccionar el escritorio le tomó bastante tiempo por todo lo que encontró, así que no alcanza a dirigirse al librero. Pero no importa, puede pasar, por lo mismo enfoqué tu tirada de buscar libros (25) en los libros y cartas del propio escritorio, junto a tu tirada de investigar (40). Si quieres en este turno de ahora, si es que terminas el escritorio puedes dirigirte luego al librero.

This message was last edited by the GM at 10:46, Thu 25 June 2020.

Erwin Lindemann (Dudeness)
 player, 4 posts
Fri 26 Jun 2020
at 17:55
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
"Todo apunta a que este cargamento proviene de las excavaciones en el norte", pensó Lindemann. "¿Será que la caja contenía el cuenco o la estatuilla? De ser así, ¿por qué habrían en ese lugar objetos que no pertenecen a las civilizaciones que una vez extendieron sus dominios por el norte del país?" La idea inquieto a Erwin, por lo que prefirió abandonar sus conjeturas al respecto y centrarse en la evidencia. Dejando la tarea del seguimiento del envío a Cooper, Erwin inicia su inspección de la extensa colección de libros de Ettore Petri.

"Con su permiso, estimado Walter, quisiera acompañarlo en la revisión de los libros de Don Ettore", dice Erwin a Cole mientras se acerca al escritorio. Observó que sobre la superficie yacían tres ejemplares y que recordaba haber visto dos de ellos en la modesta biblioteca personal de Kolle, en su casa en Zurich. Su dominio del inglés y el francés son deficientes, pero comprende de inmediato el título de la obra de Förstemann.

"Para descifrar los manuscritos mayas, de Wilhelm Förstemann", comenta Erwin al resto del grupo, mientras frunce el ceño y rasca su barbilla. "Según me comentó Alexandre Kolle, un muy buen amigo de la Universidad de Zurich, es un manuscrito relacionado a la traducción de los jeroglíficos mayas y la interpretación de su calendario, publicado hace un par de décadas."

Comprendiendo que la comprensión del libro tomará tiempo, Lindemann continúa su búsqueda en el librero de Petri, intentando dar con algún otro texto que arroje luces a la situación. [roll=1593194074.6339.345593]

This message was last edited by the player at 17:57, Fri 26 June 2020.

Rachid Bijit (Subotai)
 player, 5 posts
Sat 27 Jun 2020
at 00:21
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
"Al parecer esta encomienda vino desde el norte, el diario donde estaba envuelto su contenido así lo indica"

Rachid se aleja de la caja dispuesto a salir de la habitación, ya ha visto suficiente en este lugar y el patio puede entregar mayores indicios sobre Ettore.

Un breve vistazo a sus compañeros antes de salir confirma sus sospechas iniciales, está claro que entre ellos hay eruditos y maestros de alguna ciencia.
Quien más llama su atención es Johann, quizás por lo excentrico que le parece y por su sobresalto al ver las baterias - esa curiosidad debe haberle traído más de algún inconveniente en el pasado- piensa, un tipo así es bueno tenerlo cerca cuando se hacen negocios.

"Echaré un vistazo afuera, me resulta dificil creer que Ettore salió por la ventana sin ayuda, buscaré pistas en el patio" -Diego Santomar parecía menos absorto en sus propias indagaciones por lo que se digire a él- "Me acompañas amigo Diego?"

This message had punctuation tweaked by the player at 00:21, Sat 27 June 2020.

Walter Cole (Varzet)
 player, 4 posts
Sun 28 Jun 2020
at 17:29
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Walter queda observando los libros y les comenta al resto.
Estimados, aquí hay tres tomos que quizás a alguno de ustedes les interesaría revisar, estaban en el escritorio.

Por otro lado queda atento a la caja con las balas para una pistola.
Puede ser que nuestro amigo, haya salido con una pistola, podríamos preguntar si se han escuchado disparos en algún lugar de la ciudad, solamente para descartar dudas.
Yo tengo a mi hermano, quien es parte de la Armada, quizás nos pueda facilitar algún tipo de contacto para consultar. De todas formas prefiero dejar esa posibilidad solo si no existe algún otro contacto por parte de ustedes.


Después de esto, Walter se dedica a revisar el librero, pero la idea era esperar a que todos se fueran, para finalmente comunicarles que quiere poder rezar un momento en la pieza solo. Para eso quiere esperar a que todos se retiren y convencer a la empleada para que lo deje solo, cosa de poder intentar abrir el cajón cerrado con llave sin problemas.
Archibrujo
 GM, 27 posts
Sun 28 Jun 2020
at 19:11
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
***

Mientras Rachid se acerca a la puerta y le habla Diego, Walter deja sobre el escritorio los libros, la caja y las cartas, y junto con Erwin examinann el librero que esta junto al escritorio.

Mientras observan los libros Walter dice: “Cuando hayan terminado de inspeccionar la habitación, si es que siguen a Rachid al patio o si tienen otras cosas que hacer, me gustaría quedarme para pronunciar una plegaria, si les parece bien.” Afirmación que a todos los parece bastante convincente, con la desaparición, esa caja y ese extraño experimento había una vibra extraña en la habitación, y era lógico que un hombre de fe quisiera invocar a Dios en dicho contexto.
- [roll=1593370916.71581.345602]

La mayoría de los libros (2/3 aproximadamente) son clásicos grecorromanos en traducciones al italiano, francés y español. La Ilíada y la Odisea, los diálogos de Platón, la Ética y la Poética de Aristóteles, la Historia de Tucídides, las Etiópicas de Heliodoro, las obras completas de Cicerón, la historia de Roma de Tito Livio, la Eneida y otras obras de Virgilio, la Guerra de las Galias de César y varios otros más… También varias gramáticas del griego y el latín, y un libro sobre el hebreo antiguo. Del tercio restante, una gran mayoría es poesía italiana y francesa -entre ellas una antigua y hermosa edición de la Divina Comedia de Dante que llama la atención de Erwin pues debe haber sido impresa y encuadernada alrededor de 1700- y filosofía moderna: Vicco, Locke, Descartes, Montesquieu, Voltaire, Hume, Kant y Hegel.

Un pequeño grupo de libros en la parte más alta de este librero llama la atención a Erwin y Walter, tanto por la antigüedad de su encuadernación como por su contenido. Hay una Biblia jesuita impresa en 1740, con las sagradas escrituras en hebreo, griego e italiano.

Pero hay también hay cuatro libros de gran antigüedad, que no tiene fecha, pero parece haber sido impresos en 1600-1700: Lucerna Inquisitorum Haereticae Pravitatis por Bernardo Rategno da Como, O.P. Occulta philosophia libri por Heinrich Cornelius Agrippa von Nettesheim, Tractatus di Lingua Arcana por Giacomo Paganus y Mysteriorum libri quinque por John Dee. Sin necesidad de conocerlos Walter y Erwin captan que los cuatro parecen ser textos de ocultismo.

Mientras Walter contempla estos tomos arcaicos Erwin se mueve hacia el librero de la parte posterior de la oficina, de donde Thomas había tomado la estatuilla, y comienza a examinar su contenido, un poco más moderno que el anterior.

Un tercio de los libros son de historia, entre ellos la Historia general de Chile de Diego Barros Arana, la Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano de Edward Gibbon, la Cultura del Renacimiento de Jacob Burckhardt, y otros más. Otro tercio es de arte y arquitectura, incluyendo una bella edición italiana de la Vida de los Artistas de Giorgio Vasari. Hay un libro sobre la escritura china y otro sobre las lenguas semíticas. Finalmente, el último tercio es una mezcla de derecho, ciencias sociales y filosofía contemporánea y religión.

Entre ellos, una obra llama inmediatamente la atención de Erwin, primero, pues su título en alemán le suena vagamente conocido, como algo que escuchó en sus tiempos universitarios pero que no recuerda plenamente: F. von Juntz, Unaussprechlichen Kulten (1839), segundo, pues el libro se encuentra ligeramente salido, como si alguien lo hubiese sacado hace no mucho, y al volver a ponerlo no hubiera tenido el cuidado de dejarlo alineado con el resto. Al tomar el pesado libro de tapa negra, cuyo título alemán puede traducirse como “Cultos innombrables o impronunciables”, Erwin siento un escalofrío que le recorre la espalda.

***

Holmberg termina de revisar el experimento, todavía no completamente seguro de su sentido. Los guantes de caucho, el saquito con minerales y las partículas que flotaban en el agua parecían indicar que Ettore intentaba lograr cierta conductividad, pero aún así no parecía tener mucho sentido ¿para que electrificar agua? Y si estaba poniendo algo en el agua ¿Por qué no aplicarle la batería directamente? Por otro lado, las terminales de las baterías y cables chamuscados indicaban una sobrecarga o cortocircuito, pero ¿porque y cómo?  Varias ideas, teorías y especulaciones cruzaban su cabeza (Además del conocimiento de Holmberg y la información entregada, Morammin puede ocupar su conocimiento ingenieril para especular).

Thomas Cooper, despejando su mente de la fascinación que le provocó la estatuilla y ya más centrado en la caja, recuerda que Ettore tiene un teléfono en la casa y que en las oficinas de Cooper ltd. también hay uno, quizás podría pedirlo y llamar para ver si el capitán del barco sigue en la ciudad y de ser así agendar una entrevista de inmediato.

***

Orden de iniciativa: Diego Santomar (Bongza), Thomas J. Cooper (Dr. Mortis), Johann Holmberg Gromsch (Morammin), Archibrujo (narrador) …
Diego Santomar (Bongza)
 player, 5 posts
Tue 30 Jun 2020
at 17:48
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Diego medita sobre la respuesta de la sirvienta: "Esto confirma la estrepitosa salida de Don Ettore, si hubiera sido una salida normal, no hubiera dejado la llave en la cerradura." La conjetura toma más peso considerando que salió en ropas de hogar y quizá armado, como indica el reverendo Cole. "¿Qué impulsaría a un hombre a salir en esas condiciones tan peculiares?." Entonces Diego escucha a su amigo Rachid y responde:

"Te acompaño estimado Rachid, ciertamente es posible encontrar vestigios de lo que sucedió aquí en el patio fuera de la ventana. A su vez le damos tiempo al reverendo para realizar sus oraciones."

Al comenzar a caminar dirige su vista a los tres libros y se percata que uno de estos está escrito en francés, lengua que domina por sus largos años en Francia. Toma el ejemplar en sus manos y lo traduce en voz alta:

"Champollion, J.F. "Resumen del sistema jeroglífico de los antiguos egipcios o Investigación sobre los primeros elementos de esta escritura sagrada" Curioso ejemplar..."

Diego recuerda haber examinado este libro junto a algunos otros similares durante el último año, esto durante su búsqueda por entender ciertas inscripciones en el collar de su cuello, recordar esto lo hace revivir su encuentro con la mujer oscura en Francia, Diego se estremece, pero se recompone rápidamente.

"Claramente Don Ettore estuvo examinando algún tipo de objeto relacionado al ocultismo, todos los libros encontrados apuntan a lo mismo, debemos contactar lo antes posible con las excavaciones para saber que encontraron ahí."

Entonces Diego sale de la habitación, siguiendo a Rachid hacia el patio.

This message was last edited by the player at 17:52, Tue 30 June 2020.

Thomas J. Cooper (Dr. Mortis)
 player, 4 posts
Tue 30 Jun 2020
at 23:19
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Cooper tras terminar de observar la estatuilla, y tras una breve vista a los tres tomos que encontró Walter sobre el escritorio, se toma un momento y comenta:

" sin duda esta estatuilla no estaba la ultima vez que vine, lo habría notado. Podríamos considerarla uno de los posibles artilugios que Ettore trajo desde el norte, o al menos uno de los que estaba estudiando recientemente. Saco esta conclusión por los temas a los que aluden estos libros y las extrañas escrituras de tipo cuneiforme o mesopotámicas talladas sobre este objeto. Quizás estaba tratando de descifrarlas... Como sea, el tiempo apremia, averiguaré que pasó en ese barco."

tras decir esto, dirige la mirada hacia la sirvienta diciéndole:
 " recuerdo que Ettore tenia un teléfono, ¿cierto?, con el favor de la Sra. ¿me lo podría facilitar?, tengo que hacer una llamada".

Inmediatamente toma una libreta, y saca una elegante pluma del bolsillo interior de su chaqueta, anota el código de la caja y sale de la habitación en espera de que la sirvienta le marque el camino.

This message was last edited by the player at 23:26, Tue 30 June 2020.

Johann Holmberg Gromsch (Morammin)
 player, 5 posts
Wed 1 Jul 2020
at 23:49
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Johann empieza a hablar en voz alta, con bastante naturalidad y una calma contraria a la impaciencia que mostró minutos atrás.

Sería interesante saber de qué están compuestos estos elementos, el líquido y los minerales. Sin duda, aparentan ser parte de una preparación de medio conductor, posiblemente para facilitar una conexión directa de la batería con lo que fuera a cargar. Independiente de la forma en que se debió aplicar la carga, podemos ver las terminales de la batería chamuscadas. Por tanto, podríamos entender que algo no salió bien en el experimento, o quizás algo interrumpió a Ettore en su proceso, o quizas estas 4 baterías ofrecieron demasiada carga para un objeto aparentemente pequeño."

Johann piensa en los comentarios de su amigo Diego Santomar sobre la llave en la puerta, ¿pudo Ettore haber finalizado su experimento o debió salir apresurado del lugar?.

Johann se toma unos minutos para verificar si el circuito del experimento se encontraba encendido en el momento en que llegaron (lo que pudo generar una sobrecarga por desgaste de las baterías o si las baterías se encuentran descargadas totalmente), antes de levantarse y retirarse al patio para que Walter realice sus plegarias.

Posterior a una ultima inspección, Johann decide ponerse de pie y se dirige a quienes quedan en la habitación:

Si Ettore quería mantener cargado algún dispositivo mediante la batería, probablemente lo debe llevar con él.  Si lo posiciono dentro del cuenco, su dimensión no sería un problema como para trasladarlo de un lugar a otro.

Ahora, si queremos saber mas sobre la situación de Ettore o de el posible articulo desaparecido del experimento, sin duda me llama la atención lo que comentan Rachid y Diego... La encomienda efectivamente debería venir del Norte, ya que coincide con los comentarios que recibí de Ettore en un telegrama que hace 2 semanas. Ettore indicaba sobre "muestras" que trajo de la excavación, lo que me hace pensar en esos extraños artículos antiguos, o incluso hasta estas sales utilizadas en este experimento podrían provenir de zonas mineras o de excavación. Pero esta nueva información que mencionan sobre libros de ocultismo y además que hubo roces con la tripulación, es probable que el problema al que nos enfrentamos está más allá del experimento en este cuarto.

Walter, María Jesus ofreció espacio para revisar sus notas o incluso la casa completa, como reverendo te considero alguien de confianza y que pueda mantener información personal de Ettore, como para revisar alguna nota privada o cartas que pudo recibir, dado que en otras oportunidades recibí telegramas que el emitió desde Antofagasta, lugar cercano de donde aparentemente provienen estos objetos. Quizás exista algún contacto de allá que pueda estar más al tanto de sus experimentos, o quizás de quien lo acompañaba en sus viajes y se pueda obtener mas información.

Acompañare a Thomas con la llamada, me gustaría saber mas sobre sus viajes y con quien se ha estado relacionando.

Archibrujo
 GM, 28 posts
Sat 4 Jul 2020
at 13:08
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
***
Escena 1.3.A.-


Diego y Rachid bajaron las escaleras, cruzaron un par de salones de estar y llegaron al hall de entrada. En donde, como había señalado Doña María Jesús, todavía estaban las prendas que Ettore solía usar al salir en invierno. En el suelo dos largas botas, un par de zapatos de cuero grueso, un bastón y un paraguas; colgados en un perchero, un par de abrigos largos, y un par de sombreros. Un rápido examen le reveló a Rachid que los bolsillos de los abrigos estaban casi vacíos, excepto por un par de monedas en uno.

Los improvisados investigadores cogieron sus propios abrigos, que se habían quitado al entrar, y salieron de la casa por la puerta principal. Pese a que el día estaba relativamente despejado, una helada brisa marina los golpeó, era ese sol de invierno que no calienta nada, un sol muy distinto al de su patria pensó Rachid.

Diego y Rachid comenzaron a observar el exterior de la casa, posicionándose debajo de la ventana de la oficina de Ettore, observando la ventana, la pared por donde, difícilmente podría haber trepado, y luego los alrededores.

Rachid estaba distraído, las circunstancias de la desaparición de Ettore le parecían muy extrañas, y la cantidad de elementos a considerar eran muchos. Experimentos con baterías eléctricas, libros y estatuillas antiguas, se sintió un poco abrumado, quizás necesitaba sentarse y tomar un trago, o relajarse en la noche con algo extra. Además, la casa y sus alrededores se veían completamente normales, no notó nada fuera de lo común y ni notable.
[roll=1593705193.75172.345589]

Diego observó la casa con detención, no vio ningún signo de que alguien hubiera salido por la ventana, el marco de la ventana no estaba roto, ninguna pisada en la pared, tejas corridas, o algo similar. Ningún rastro de cuerda o material de escalada. Tampoco el suelo bajo la ventana tenía signos de haber recibido un cuerpo, ni huellas ni pisadas ni nada similar.
 [roll=1593705117.92376.345601]

Diego observó entonces los alrededores, la casa de Ettore estaba circundada por un pequeño jardín frontal que se extendía un 1,5 mt hacia la calle, bajo la ventana, dos patios laterales de alrededor de 3 mt por lado, y un patio trasero de unos 4-5 mt. Hacia el oeste -hacia el mar- no había otras casas, solo un parque y unos terrenos baldíos, y luego la quebrada frente al mar. Hacia el este, subiendo el cerro, había otra casa, separada por uno de los patios laterales de Ettore, un pequeño muro y su propio patio de unos 3 metros.

Era también una mansión como casi todas las casas de Cerro Castillo, pero ligeramente más pequeña que el Palacete de Ettore. Diego sabía que era propiedad de un terrateniente del sur, Luis Carranza Zañartu, que la tenía como segunda vivienda en donde escapaba del frío las peores semanas del invierno y venía a vacacionar algunos días de verano. Diego no lo conocía en persona, pero había escuchado de él en conversaciones.

***

Escena 1.3. B.-

Thomas, Erwin y Johann, escoltados por la sirvienta, bajaron al primer piso, a uno de los salones donde estaba el teléfono de la casa. Thomas descolgó un teléfono, y espero unos segundos a que una amable señorita le contestara de parte operadora general de Valparaíso, indicó que quería llamar a Cooper ltd. y la operadora lo derivó.

En Cooper le atendió el teléfono Juanita Lescano, secretaria que llevaba años en la empresa. Thomas le pidió que fuera a los archivos, y confirmó que el numero indicado en la caja era el mismo barco que había traído a Ettore desde el norte. Juanita le indicó que, de acuerdo a los archivos, el capitán, John Leith, ya no se encontraba en Valparaíso, el mismo barco y ese capitán zarpado hacia Talcahuano, desde donde iría a Buenos Aires, luego a Salvador de Bahía, Panamá, Nueva Orleans y de vuelta. No volvería a Valparaíso en por lo menos 4 meses. Sin embargo, habían dejado un informe sobre el viaje desde el norte. Thomas le pidió a Juanita que lo revisara para ver si había quedado constancia del conflicto.  Juanita le dijo que esto le tomaría un par de minutos. Tras una breve espera, Juanita le dice.

“Si señor Cooper, aquí esta, es bastante breve, pero en el informe de viaje, en la sección “problemas de personal u otros” dice textualmente “La tripulación del barco estaba inusualmente nerviosa con las cajas que el señor Ettore Petri trajo consigo de Atacama. Siendo la mayoría de los marineros chilenos mestizos y peruanos, además de uno u otro negroide, al principio lo atribuí a supersticiones de mentes incultas e inferiores. Sin embargo, luego me enteré de que señor Petri iba casi todos los días a las bodegas del barco, a abrir algunas cajas e inspeccionar su contenido. Me di cuenta de que esto ponía a los marineros aún más nerviosos, así que le pedí al señor Petri que no lo hiciera, ante mi solicitud me dijo que tenía que, que era una investigación importantísima. Como en los días siguientes los marineros estaban cada vez más nervioso, me vi en la obligación de ordenarle al señor Petri que no volviera a abrir las cajas ni a las bodegas, advirtiéndole que, de lo contrario, tendría que encerrarlo en su camarote. Petri dijo algo en italiano que sonó como una serie de insultos, pero aceptó mis indicaciones. Justo poco minutos después me enteré qué un marinero, un mulato brasilero que trabajaba en las cocinas, normalmente muy alegre, pero bastante inculto y estúpido, se había arrojado al mar. No supimos más de él. Le aseguré a la tripulación que las cajas permanecerían cerradas, puse un par de hombres de confianza como guardias en las bodegas y a uno a vigilar al señor Petri. De ahí en adelante, el nerviosismo disminuyó, pero una sensación sombría y lúgubre nos acompaño hasta Valparaíso. Los hombres estuvieron felices de deshacerse rápido del señor Petri y de sus cajas.” Eso es todo lo que dice señor Cooper” dice Juanita. Algunos días después, el barco, con su tripulación y capitán, partieron en su ruta de costumbre hacia Buenos Aires y el Atlántico.”

Johann y Erwin escucharon parcialmente una parte de la conversación, solo por el lado de Thomas. Tras colgar el teléfono Thomas les reveló lo que la secretaria había leído del informe del barco.

Justo cuando Thomas terminaba de relatar estos hechos, llegó Doña María Jesús, entró a la habitación y dijo “Estimados, son casi las 12, le pedí a los sirvientes que preparen unos refrigerios y un pisco sour, quizás podrían acompañarme para que hablemos un poco, el resto del grupo se nos puede unir luego”.

Mientras caminaban por el pasillo Thomas recordó un sueño que había tenido hace algunos días, en su momento no le dio importancia, pero ahora su memoria volvió a él. Era un día nublado y un hombre moreno nadaba en las aguas turbulentas del mar, el hombre podía ver la costa, a unas cuantas horas de nado y se esforzaba por llegar, una tarea difícil pero no imposible. Sin embargo, mientras nadaba, el mar se oscureció, el hombre miró hacia arriba, y vio una sombra de gran tamaño en las nubes directamente sobre él. En esa sombra había algo siniestro pero indescriptible, el hombre lanzó un alarido de terror, y Thomas despertó sobresaltado y traspirando frío. Recordó que esa noche se levantó, bebió un par de vasos de whisky mirando el mar desde su ventana, y luego se fue a dormir olvidando el sueño tras un par de días, hasta este momento.


***

Escena 1.3. C.-



Al salir todos sus compañeros y llevarse consigo a la sirvienta, Walter Cole queda solo en la oficina de Ettore. Si bien dijo lo de la plegaria principalmente como una excusa, al quedar la habitación en silencio Walter siente que, efectivamente, hay un aire lúgubre y la sensación de una presencia tenebrosa en la habitación, quizás no estaría mal rezar, quien sabe que pasó en este lugar ¿no es acaso el demonio el instigador último de todos los pecados, males y crimines?

Mientras piensa eso Walter observa las cartas que encontró en el cajón de Ettore Petri, lo más reciente eran un par de cartas enviadas por miembros del grupo, Cooper y Holmberg, y un telegrama enviado por Carlos Salvatore, con fecha 15 de junio (hace 10 días) y lugar de emisión Antofagasta, también había una enviada el 17 de Junio por Edward Atwood, desde Miskatonic, USA, además de algunas cartas de familiares de Ettore. Todas las cartas eran del último mes, Ettore o no guardaba las más antigua lo hacía en otro lugar. Todos los sobres estaban abiertos, así que Ettore les había leído, y no sería difícil para Walter hacerlo, pero ¿por donde empezar?

Luego estaba el cajón cerrado ¿Qué hacer con él? ¿Cómo abrirlo?
[roll=1593866814.24508.345602]
[roll=1593866918.71672.345602]

Un examen del escritorio y el cajón le reveló que no sería nada fácil. Tras mover el escritorio hacia adelante, encontró que no se podía acceder al cajón desde atrás, estaba sellado. Un intento de forzar el cajón o la manilla también se mostró infructuoso. Walter trató de comprender el mecanismo de la cerradura, pero no era su área. Quizás alguien más hábil que el podría abrirlo con una ganzúa, que de todas formas Walter no tenía, y quizás con un martillo podría reventar la chapa, pero Walter tampoco tenía una y eso de todas formas probablemente haría mucho ruido y dejaría una marca evidente.

¿Qué hacer? Pensó Walter, ¿quizás llamar al ingeniero alemán? ¿quizás concentrarse en las cartas?

***


Orden de iniciativa: Diego (Bongza), Rachid (Subotai), Walter (Varzet), Narrador (Archibrujo), Johannes (Morammin), Erwin (Dudnnes), Thomas (Dr.Mortis)
Diego Santomar (Bongza)
 player, 6 posts
Sun 5 Jul 2020
at 21:30
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Al salir al patio, Diego nota a Rachid un poco distraído, muy probablemente por los eventos recientes.

"Tranquilo amigo, encontraremos a Don Ettore cueste lo que cueste."
le dice, mientras le da unas palmadas en la espalda.

Diego da una vuelta a la casa, comienza por la ventana, luego la muralla y finalmente el suelo. Observa detenidamente cada uno de los patios, intenta escrutar cada rincón como si de un diagnóstico crítico se tratase. Se percata de varias cosas, las que vocifera para que Rachid escuche.

"La ventana se ve muy alta desde aquí y no veo signo alguno de una persona escalando por la muralla. Un salto me parece imposible, desde esa altura veríamos algún rastro en el suelo. Considerando que nadie escuchó algo, me parece prudente descartar la idea de Don Ettore bajando desde la ventana."

Diego una vez más comienza a investigar, pero ahora centra su atención en la parte exterior del terreno. Al ver la mansión vecina Diego piensa que sería prudente ir a consultar si escucharon o vieron algo. "Doña Maria no mencionó nada sobre los vecinos, quizá no están al tanto de la situación. A sabiendas de que quizá no esté Luis Carranza en casa, muy probablemente haya un cuidador o algo por el estilo, no está de más el intento."  Entonces, Diego vuelve al patio interior.


"Rachid, pienso ir a consultar si escucharon algo en la casa de al lado. ¿Qué opinas?" Dice Diego, dirigiendo la mirada a Rachid.

This message had punctuation tweaked by the player at 21:32, Sun 05 July 2020.

Rachid Bijit (Subotai)
 player, 6 posts
Mon 6 Jul 2020
at 16:37
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
"Vamos hombre, que de alguna forma tuvo que salir por la ventana, a menos que nuestro amigo Ettore de pronto pueda volar o atravesar paredes" le responde Rachid a Diego, con un tono casi burlesco, pensando en las habilidades de los Dijnn.

Luego de meditarlo un segundo, primero dirige su mirada hacia el oeste y le indica a Diego "Si yo quisiera huir, lo haría hacia esa dirección"

luego mira la casa a la que se refiere Diego. No parece tan lujosa como la de Ettore, no obstante no deja de ser una mansión, quien viva ahí seguramente debe conocer a Ettore por alguna u otra razón.

"Quizás alguien escuchó o vio algo, sugiero manejemos esta situación con el mayor tacto posible, la desaparición de Ettore no puede ser mencionada".
De todas maneras dudo que el actual dueño se encuentre en casa-pensó.

"Si me permites, yo haré las introducciones necesarias"
Johann Holmberg Gromsch (Morammin)
 player, 6 posts
Wed 8 Jul 2020
at 23:17
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
"María Jesús, con gusto aceptare su comida. No me había percatado del hambre que tengo mientras revisaba el experimento. Me sentará bien despejarme unos minutos antes de que vuelvan los demás."

Johann se prepara para seguir a María Jesús, y se detiene un poco antes, y se da media vuelta hacia su amigo Thomas a quien ve un poco desconcentrado y preocupado en sus pensamientos posterior a la llamada.

"Tomas, fue extraña sin duda la información que indicaron en el informe de viaje. Hay puntos que me intrigan, que incluso podría confirmar mi punto sobre los artículos que trajo ettore. Según lo visto en la habitación de que revisamos... estoy seguro que vi solo una caja y no de mayor tamaño y en el reporte entendí que pudieron ser más de una... Bueno, me parece buena idea ir con María Jesús y despejarnos un poco antes que lleguen los demás. Por ahora se ve un poco confusa la situación y sería bueno descansar unos minutos antes de conversar con los demás y ver por donde podríamos continuar de mejor manera con la búsqueda."

This message was last edited by the player at 00:14, Thu 09 July 2020.

Erwin Lindemann (Dudeness)
 player, 5 posts
Mon 13 Jul 2020
at 15:16
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
"Doña María Jesús, muchas gracias. Será un agrado acompañarla.", dice Erwin, casi como una respuesta por defecto. Desea cuanto antes volver a su estudio y sumergirse en las páginas del Unaussprechlichen Kulten. Su curiosidad por el contenido del texto era inmensurable. Además, la información recibida desde Cooper Ltda. es inquietante y todos los conflictos y actitudes extrañas en el viaje de Petri parecen tener como origen las cajas que transportaba. "¿Qué otros objetos trajo Don Ettore desde las excavaciones en el desierto? Y, ¿cuál es la naturaleza de esos antiguos artefactos?", pensó Lindemann.

Era inevitable recordar las historias que Koller y otras de sus amistades del círculo de antropólogos en Zurich relataban con bastante elocuencia pese a la embriaguez. Historias sobre excavaciones en Egipto y Grecia en las que sus participantes experimentaban insólitas instancias de mala suerte, enfermedades o la muerte, incluso meses después y ya de regreso en sus hogares. Supersticiones, concluían algunos, pero otros mostraban signos en su rostro que podían leerse como legítima preocupación, en particular aquellos con expediciones programadas.

Lindemman realiza un diagnóstico sobre el estado mental de Don Ettore, basado en lo ocurrido durante el viaje y lo concluido hasta el momento sobre su desaparición. [roll=1594653151.5346.345593]

Volviendo en sí, Erwin acompaña a Doña María Jesús y los miembros del Club a merendar. Mientras transitan las estrechas escaleras de la casona,  nota que sostiene el libro con bastante firmeza y algunas de sus uñas dejan marca en la cubierta.

This message was last edited by the player at 16:37, Wed 15 July 2020.

Thomas J. Cooper (Dr. Mortis)
 player, 5 posts
Tue 14 Jul 2020
at 23:29
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.

Mientras caminaba por el pasillo junto al grupo, un escalofrió recorría la columna de Thomas. Pues, el vivido recuerdo de la pesadilla de hace unas noches, la información del marinero que salto por la borda del barco que traía a Ettore, y la extraña atmósfera que envuelve a su desaparición, definitivamente exaltaron su racionalidad.


Tras unos momentos y luego de recobrar la serenidad, presta atención al comentario que le hace Johann, y es que quizás podría haber traído mas de un artilugio desde el Norte. Nombran cajas en el informe naviero y efectivamente solo vimos una en la oficina.


Maria Jesús, ¿sabes si Ettore trajo algo mas desde el norte ademas de la caja que esta en su despacho? , o ¿tiene quizás alguna bodega fuera de esta casa? Te lo pregunto pues según lo que me comentaron desde la compañía, podrían haber sido varios los equipajes que trajo desde la excavación.

Walter Cole (Varzet)
 player, 5 posts
Wed 15 Jul 2020
at 09:24
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Walter al ver que es imposible realizar la maniobra sin realizar un escándalo, prefiere dejar el cajón como está.
Va a revisar con mayor profundidad las notas, revisando si encuentra algún indicio extraño.

Después decide realizar una oración concentrándose en su amigo desaparecido.

Para finalmente examinar una vez más la pieza, tanto techo como alguna trampilla que pueda existir.
Y descender a encontrarse con el resto de los visitantes, en donde se entera de lo ocurrido en el barco lo que le genera mayor preocupación.

"Creo que seria bueno que consulte a mis conocidos del puerto por si algun marino conversó sobre lo ocurrido y alguien quedó con algo de información, una historia así es probable que se relatado en algún bar del puerto."

Y recuerda a su amigo Jaime que administra una cantina "El Lobo Marino", que siempre es frecuentado por los marinos recién llegados al puerto que buscan saciar su sed y encontrar diversión después de meses de navegación.
Archibrujo
 GM, 29 posts
Thu 16 Jul 2020
at 09:11
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
***

Rachid Bijit y Diego Santomar se dirigen a la casa más cercana, perteneciente a Luis Carranza. Al llegar tocan la puerta y una mujer anciana y bajita, con aspecto de empleada, abre la puerta. Le preguntan por el dueño, dice que no se encuentra en la ciudad, pero que su mujer, Doña Catalina, sí. Rachid se presenta a sí mismo y a Diego, y pregunta si podrían hablar con ella. La empleada los hace pasar, les pide un momento y los deja esperando por un par de minutos en el recibidor de entrada. Luego regresa y les dice, sí, la señora los recibirá en la sala de estar. Rachid y Diego dejan sus abrigos colgados en el recibidor, y siguiendo a la empleada entran en la casa, cruzan un pasillo y llegan a una elegante sala de estar, con un gran ventanal sur que mira desde el cerro hacia el centro de Viña.

Tras unos momentos llega una mujer de unos 40 años, de ropa hogareña pero de buena factura y un buen aspecto para su edad, aunque de facciones bastante comunes y corrientes.
(Doña Catalina: [roll=1594806685.82052.345574]. / 10 )

“Señores, por favor tomen asiento [indicando un sofá, mientras ella se sienta en una silla al frente] y díganme ¿Qué puedo hacer por ustedes?” Pregunta la mujer.


***

Walter desiste del cajón cerrado, y tras una plegaria examina las cartas, al saber que no tiene mucho tiempo y aprovechando su inglés comienza por leer la carta de Edward Atwood:

“Dear Mr. Ettore Petri,
I hope this letter finds you and your family well. I wanted to tell you that, as we discussed in Chile I am keeping our archaeological findings in complete secret except for a small group of close colleagues and friends that are helping me to analyse them.

We have been unsuccessful in our attempts to decipher the scripture in the tablets, it does not look like any of the scriptures of the Old world and neither as the Mayan glyphs. Have you made any progress with this? If you do not, don’t worry, this should not discourage us, the brilliant Champollion took years to decipher the Egyptian hieroglyphs, I am sure if we work together, we will make some progress in next months.

Regarding the other things, one of my colleagues in the Science faculty has confirmed that the vessel that we found contains residues from a weird and unknown substance that incredible conductivity properties, he is not sure if the vessel was used a battery, as your friend suggested, because the quantity of the substance was not enough and its presence in the vessel could be accidental. However, my colleague is completely astonished by this substance, according to him is not formed by any known chemical element and it does not act according to the principles of Fluid mechanics. He asked me permission to make more experiments and publish the results, I give him my permission to do the first thing but not the second, respecting our agreement.

I am still struggling to properly comprehend the implications of what we have found. It is possible that part of what Von Junzt says about ancient “antediluvian” cultures is true, and that the fragments of the so-called Pnakotic Manuscripts are not an imposture? In that case, historic and prehistoric times as we know it are just the tip of the Iceberg. The pharaonic Egypt and Sumer would not be the first or greater, just some more in a huge line of civilizations that emerged, rose and decline as a cycle of thousands and thousands (maybe millions?) of years. The only parallel to this is when James Hutton refuted the Bible calculations and discovered the geologic time scale.

Well, I do not want to tire you with my crazy conjectures, please tell me how your research is going, and I will keep you updated of mine.

Kind regards,
Dr. Edward Atwood, Professor of Pre-Hispanic History and Archaeology, University of Miskatonic. 


Tras concluir de leer esa carta Walter quedó sorprendido por su contenido ¿tablillas con escritura, civilizaciones antiguas, extrañas sustancias químicas y baterías? ¿Qué era todo esto?

[roll=1594889823.82664.345602]

Walter sabía que los grandes eruditos bíblicos habían calculado la edad del mundo en base a la suma de las edades de los patriarcas de Israel y habían concluido que el mundo tenía unos seis mil años. Le parecía posible que existiese algún error en sus cálculos o que algunos pasajes quizás no debían ser tomados literalmente. Nadie tiene muy claro que pasó entre Adán y Noé, la escritura incluso habla de gigantes, quizás pasaron algunos miles de años entremedio, ¿pero millones? Eso no tendría ningún sentido. Lo de extrañas sustancias le hacía aún menos sentido.

Muy confundido Walter le dio una mirada rápida a las otras cartas, en una Carlo Salvatore, en italiano, parecía referirse las excavaciones en el Norte, pero el italiano de Walter no era muy bueno, y lo ya leído era bastante para procesar así que no les prestó mucha atención. Dejó las cartas en el cajón, y bajó para juntarse con sus compañeros y hablar con Doña María Jesús.


***

En la sala de estar de la casa de Ettore, Thomas, Johann y Erwin se sientan a conversar con Doña María Jesús mientras la empleada trae unos sándwiches.

María Jesús les pregunta si encontraron algo de interés en la habitación, a lo que la mayoría ofrece respuestas vagas y genéricas, sumidos más en sus propios pensamientos que en la conversación.

Erwin concluye para sí mismo que Ettore probablemente estaba mostrando signos de descompensación psicológica, como si alguna experiencia traumática o muy significativa hubiese desencadenado algún trastorno obsesivo, algo no del todo desconocido en científicos que se obsesionan con sus investigaciones. Erwin recordó el caso de un físico noruego, tratado por uno de sus profesores, que se obsesionó tanto con ciertas teorías matemáticas que enloqueció, y terminó colgándose. Pero, aparentemente, Ettore solo daba muestras de un comportamiento obsesivo, no demente, podría haber tomado decisiones más arriesgadas y poco usuales, pero no completamente irracionales, a menos que algo más le haya sucedido la última noche...  Su estado era sin duda, por lo menos, frágil.

Tras estar un rato ensimismado, a Thomas se le ocurre preguntarle a Doña María Jesús sobre otras cajas, a lo que ella responde:

“En efecto, creo que trajo un par de otras cajas, que si no me equivoco están en la bodega del sótano de la casa. Si quisiera podrían ir a verlas, hay que salir al patio y bajar por el otro lado.”


Ante esa nueva información y posibilidad Thomas, Erwin y Johann recuperan su atención. Justo en ese momento, mientras los otros tres piensan en las cajas del sótano, Walter desciende las escaleras y comenta sobre la posibilidad de investigar el puerto. Mientras dice esto Walter piensa también en el contenido de la carta, y sopesa si revelarlo a sus compañeros inmediatamente, frente a Doña María Jesús, o esperar otro momento (¿y que revelar exactamente? pues ni el comprendía muy bien el contenido de la carta).


Orden de iniciativa:
Johann, Erwin, Archibrujo, Walter, Thomas, Archibrujo, Diego, Rachid.
Johann Holmberg Gromsch (Morammin)
 player, 7 posts
Thu 16 Jul 2020
at 16:18
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Johann se dirige a Maria Jesus “Si las cajas que menciona estuvieron en el viaje del Commercial Ship N°11 encuentro que sería interesante revisar éstas, al menos un vistazo rápido antes de ir al puerto. Podría tener información importante relacionado con el viaje.”, Johann se dirige a Walter “Preferiría revisar en su totalidad el cargamento por mi parte, es probable que contenga parte faltante del experimento de Ettore. Si es necesario, podría intentar comunicarme Telefónicamente con algún contacto del puerto para que les entregasen si nueva información sale a la luz

Johann observa el sabroso sándwich y se toma el tiempo de saborearlo después de escuchar la opinión de sus compañeros. Siente ante la nueva información de las cajas en la Bodega, la posibilidad de encontrar pistas solidas. Puede que Ettore circulara también por allí durante sus experimentos.

This message was last edited by the player at 16:29, Thu 16 July 2020.

Erwin Lindemann (Dudeness)
 player, 6 posts
Mon 20 Jul 2020
at 14:31
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
"Debemos encontrar a Ettore, su condición debe ser frágil y errática. Sin dudas presenta un cuadro de obsesión patológica sobre sus más recientes investigaciones.", reflexiona Lindemann. Recuerda algunos casos de su tiempo en Zurich de profesores y estudiantes que presentaban signos clínicos similares a Petri, en particular aquellos que se encontraban en momentos pivotales de su trabajo académico.

Las delicias que sirvió Doña María Jesús lograron calmar la ansiedad sobre la desaparición de Ettore y las inusuales circunstancias de su ausencia. Sin embargo, la mención de la existencia de las cajas en el sótano avivaron las llamas de la curiosidad de Erwin.

"Doña María, estimados, debiésemos revisar cuanto antes esas cajas ya que pueden contener más información sobre los movimientos de Don Ettore y hacia donde se dirige.", indica Lindemann mientras termina de beber las últimas gotas de pisco sour. ""Por cierto, ¿dónde están Rachid y Diego?".

Archibrujo
 GM, 30 posts
Mon 20 Jul 2020
at 15:46
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
***

Doña María Jesús le lleva un pisco sour a Walter y le indica que se siente en el sillón mientras le dice a él y al resto de los presentes:

"Pues ningún problema, le indicaré a la sirvienta que los lleve al sótano y les abra la pueta.

No sé dónde está Diego ni el otro caballero cuyo nombre no se pronunciar bien, parece que salieron pero no creo que se vayan sin despedirse así que deben andar cerca.

Por lo que me dicen ustedes, aún no existe claridad sobre lo que le pasó a mi marido, parece que el asunto requiere de más indagación, gracias por dedicar sus energías y recursos a ello, estoy infinitamente agradecida y cualquier cosa que necesiten o forma en que pueda pagarles, solo díganmelo. Estaba pensando que quizás podría contratar a algún expolicía como detective privado, o pagarles a algunos de ustedes para que se puedan dedicar a tiempo completo a este asunto…

Clarita!! Vaya a buscar las llaves del sótano por favor y luego hágame el favor de guiar a estos caballeros al lugar.” 



Iniciativa: Walter, Thomas, Archibrujo, Diego, Rachid.
Walter Cole (Varzet)
 player, 6 posts
Mon 20 Jul 2020
at 20:23
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Walter aun impactado por lo leído, no puede evitar sentir un pequeño escalofrío constante, toda la situación le parecia casi irreal, ¿En qué se estaba embarcando? ¿Qué tipo de conocimientos podría llegar a conocer? ¿Qué tanto afectaría su psique?
A lo que guarda un silencio profundo mientras escucha al resto, para su interior se calma realizando unas oraciones que realmente las siente.
A medida que se va calmando, escucha lo de las cajas y le parece un buen momento para descender y comentarles además lo que ha leído a sus compañeros.

Cuando ya han descendido al sótano, Walter comenta.

"Estimados, tengo algo interesante que comentarles, en una de las cartas que revisé, un erudito le escribe a Ettore sobre una especie de agua con alta conductividad que no sigue ciertas leyes básicas de los líquidos, y  por otro lado le habla sobre ciertos descubrimientos arqueológicos de unas escrituras que rompen con lo conocido anteriormente... (Pone clara voz y cara de preocupación, acentuándose por estar un lugar oscuro como un sótano con buscando pistas para un caso cada vez más complejo) Espero que ustedes me puedan explicar que esas cosas son altamente improbables, porque para mi leyéndolo, debo comentar que me han acechado escalofríos desde que leí esas palabras escritas..."

Después de esas palabras comienza a inspeccionar el lugar junto al resto.
Thomas J. Cooper (Dr. Mortis)
 player, 6 posts
Tue 21 Jul 2020
at 19:11
Cap.1 Telegrama, Escena 1.1. En la casa de Ettore Petri.
Tras la merienda y luego de escuchar los comentarios de María Jesús, Thomas comenta:

"No te preocupes María Jesús..." ante la idea de ella de contratar a un investigador privado. "Personalmente me dedicare a la búsqueda de nuestro amigo, y creo que hablo por todos en que pondremos nuestros mayores esfuerzos en que esto llegue a buen puerto. Prontamente ubicaré a mis contactos en la policía local para que agilicen la búsqueda. Y ademas nuestro grupo dispone de varios medios para reunir información, los que aún no hemos agotado. Y por favor, no te preocupes por gastos y esas cosas, solo mantente tranquila y descansa, que me imagino que estos días han sido agotadores."

"Ahora señores continuemos y veamos que mas trajo este hombre desde la excavación." Thomas deja la copa de pisco sour vacía sobre la mesa, y se levanta dirigiéndose hacia la sirvienta para que lo dirija hacia el sótano.

Al llegar, escucha atentamente lo que comenta Walter respecto a la carta del Dr. Edward Atwood, cuyo contenido bordea lo ilógico, pero que a la vez presenta una aparente relación con los hallazgos hechos hasta ahora.

"Johann ¿te hace sentido el experimento que realizaba Ettore en su despacho, con lo que se menciona en la carta de Atwood?"

This message was last edited by the player at 19:12, Tue 21 July 2020.